La Isla está centralizada en mi pecho

La Isla está dentro de mi guardada.
En el aliento y  los trasnoches
mantengo,
a todas las Juanas que saltan y topan.
A todas las Tingó  y cien veces mi Abuela.
A todos los Bosch y los Luis y los Peña.
Soy Salomé metida en la escuela.
Y la que tira la piedra en huelga.
Yamilet con triple salto mortal.
Soy este tiempo en efervescencia de cambio.
El algoritmo de un Masacre
lento, irracional, ingenuo,
totalmente descalzo.
La deriva de este sueño prohibido
con intoxicación de paraíso.
 
La Isla esta centralizada en mi pecho
en el mismo medio,
constituida como cualquier malapalabra
en una lengua emancipada.
Soy todo el caribe.
Corazón de vellonera tengo.
Deseando que me manoseen todos los ritmos.
Y mis hijos prietos y jabaos y mestizos y bellos.
El dolor nunca se separa.
Soy la Liborio de la barca.
La línea intermitente
entre el mambo y el merengue.
El estrellato de la diáspora
Y los 400 metros con vallas.
Soy el mejunje de los Palos con Blues.
Pío Brazobán en el Kumbá
cuando suenan canoitas.
Soy esta histeria, histórica, colonial
llena de nostalgia.
El ay del ombe como interjección contestataria.
Búscame
entre la greña exacerbada de mi pelo
y descubrirás el mundo entero.
Un complejo de continente
idealizado en tierra circundada por agua.
Todo,
por el placer de la reconciliación.
Y tú.
Y yo.

Leave your comments

Post comment as a guest

0
terms and condition.

Comments