En el 2007 inicié como artista de Spoken Word en un club de jazz de la Ciudad de México. Desde entonces he ido construyendo una estrecha relación entre el simbolismo de las palabras y el simbolismo de los sonidos que utilizo para hacer mi poesía, descubriendo en estos una amalgama de posibilidades a través de la búsqueda y el reconocimiento.

Desde que retorné a la Isla (Haití/República Dominicana), en el 2010, he explorado las historias que me significan como isleña, afrodescendiente, caribeña, en sinergia con nuestros ritmos y sonidos. El proyecto que desarrollo en la actualidad es una muestra de mis búsquedas. Apoyada por músicos y productores locales escribo mi propia historia de Isla para el mundo.